lunes, 22 de mayo de 2017

En verano todas las ciudades apestan. Antología poética: MENNO WIGMAN

Menno Wigman (Beverwijk, Países Bajos, 1966). Poeta, traductor —de Baudelaire, Thomas Bernhard, Rilke o Gérard de Nerval—, ensayista y editor de poesía, está considerado el poeta más brillante de su generación en lengua neerlandesa. Sus influencias literarias transitan por el légamo de poetas de una trascendencia irrepetible: el oscuro romanticismo de E. A. Poe; el simbolismo del siglo XIX y los decadentistas Laforgue, Lorrain, y por supuesto Baudelaire; los poètes maudits Verlaine, Rimbaud o Nerval; la temática de Rilke trasvasada al actual mundo postmoderno; el elemento neerlandés que halla su remedio más inmediato en Hendrik Marsman, y la amargura y postromanticismo de Slauerhoff.  

© Daniel Cohen
Definido como «el dandy de la desilusión», Wigman sitúa de forma estratégica y minuciosa cada palabra, buscando la conjunción entre la perfección sonora y la intensidad argumental para conseguir que el lector reviva situaciones que con total certeza él mismo ha sufrido, creándose una complicidad entre el lector y el propio poeta. 


Traducido al inglés, alemán y francés, el estilo de Wigman rebosa de un doloroso y agónico romanticismo de oscuros poemas y situaciones intensas y dramáticas, en donde invoca, cual espiritista, el alma de antiguos poetas en época vigente; Wigman es el nuevo maldito de las letras neerlandesas que ha llegado para ser recordado en el tiempo: un poeta de presente que vive pensando en el pasado y escribiendo para permanecer en el futuro.
Con todos ustedes: Menno Wigman.

PROMESSE DE BONHEUR

Yo en su cama y ella saliendo de la ducha en este instante. 
De la misma forma que camina, así desnuda se mueve por la casa, 
así es como desde ahora transcurren los días.   

Canturrea y yo me siento con más intensidad en su cama. 
Infinita se despierta, cálida, orgullosa, tierna 
y hermosa, tan hermosa, que no lo puedo decir. 

[...]

♠ ♣ ♥ ♦

En verano todas las ciudades apestan. Antología poética. MENNO WIGMAN.  Edición de Antonio Cruz Romero. Ravenswood Books 2017.

domingo, 7 de mayo de 2017

Magazine #10 Poesía


ILUSTRA: Krri On

(13) Hilario Barrero: Lo que el fuego se llevó  
(14) Ramón Bascuñana: _l Po_ma  
(16) Alfredo Rodríguez: [Si fuese ya un hombre regenerado...]  
(18) Diego Egea: Samia  
(20) Nicolás Corraliza: Ramanujan  
(21) Miguel Merino: Estudio de la luz de invierno  
(22) Marcos Matacana Martín: Dixit autem serpens ad mulierem: nequaquam morte moriemini   
(24) Raquel Lanseros: Puestos a preferir
(25) Antonio Praena: Quia absurdum   
(27) Antonio Cruz: Deudas  
(28) Juan Manuel Gil: [Quizá sea aquello que se esconde...]  
(31) Hasier Larretxea: [Saber mantener la línea de plantación en la huerta...] 
(32) Noelia Illán Conesa: Euromos  
(34) Ben Clark: Mi cuerpo  
(36) Roger Wolfe: Soledad de un elefante

martes, 14 de febrero de 2017

La esperanza es una cosa con alas: EMILY DICKINSON

APRENDIENDO A VOLAR CON EMILY DICKINSON.

«Desde que llegué a este país, hace ya casi cuarenta años, tuve a tres poetas subrayados con el lápiz rojo del afecto. (Hoy llegan casi a 300). El primero fue Robert Frost, del que traduje “El camino no tomado” y me recordaba a Machado. El segundo fue Ezra Pound del que traduje “A pact” que me pareció un mundo. La tercera fue Emily Dickinson. Desde que leí el poema, “Tell all the truth”, que me deslumbró, empecé a adentrarme en el enigmático, sinuoso y arduo mundo de su poesía. Poco a poco las puertas se fueron abriendo y pude caminar, no sin miedo, en el universo de la poeta. Ahora, gracias a la generosidad de Ravenswood Books Editorial, se reúne una selección de poemas breves, ilustrados con dibujos de HB, bajo el titulo “La esperanza es una cosa con alas”. Deseo que el libro sea para algunos esa fragata que nos lleve a tierras lejanas, que vuele alto y nos dé alas a lo que queremos volar y no sabemos. Porque como sabemos:  NO hay fragata como un libro para llevarnos a tierras lejanas, ni corceles como una página de saltarina poesía. Esta travesía puede hacerla el más pobre sin el agobio de un peaje; qué económico es el carro que transporta al alma humana  Emily Dickinson».  



Título: La esperanza es una cosa con alas
Autora: Emily Dickinson
Traducción: Hilario Barrero
Ilustraciones de cubierta e interior: Hilario Barrero 

Entre Wolfe y Patricia Alonso... o morir con las botas puestas

«En España no hay cosa peor que pueda hacer un empresario editor que publicar escritores españoles, esto es, lo más bajo que se puede caer como editor es promocionar la literatura española. Esta noción tan inquietante ni siquiera es mía: se la leí en una entrevista al editor Sergio Gaspar, fundador, editor y clausurador de la editorial DVD, novela y poesía, todo ello en español. Nunca un premio, nunca un empujón, nunca un reconocimiento. Nunca nada. Consiguió cerrar, según sus palabras, sin deberle dinero a nadie».

ALBERTO OLMOS

Ya ha pasado un año y medio desde que Ravenswood Books editorial se pusiese en marcha con enorme ilusión y sin medios de ningún tipo; meses antes lo había hecho Ravenswood Magazine, la semilla desde donde nació todo, a camino entre la revista y el fanzine.

Ravenswood Fanzine, nº 1 (Diciembre 2014)
Varias premisas se sellaron con el nacimiento de esta diminuta y humilde editorial, que lo era entonces, y así lo sigue siendo. El primer eje sobre el que debía girar eran los poetas anónimos sin ninguna obra a sus espaldas, que o bien veían cómo sus obras se cubrían de polvo y telarañas, o no les quedaba más remedio que aventurarse a las mal llamadas «editoriales» de autoedición, que paradójicamente nada tienen que ver con la autoedición de toda la vida, una sana práctica tan antigua como la propia imprenta y que seguirá existiendo (la autoedición de verdad), con muchos más aspectos positivos que negativos. Otro punto importante era el de seguir editando trimestralmente Ravenswood Magazine, y a ser posible gratuitamente.

Aún puede leerse un comentario en nuestro blog en el que una persona nos recrimina y no entiende que ya no recibamos originales, algo que explicamos es en beneficio del buen funcionamiento de la editorial, que por desgracia no puede afrontar 40 títulos al año. Entendemos que de esta forma nos implicamos al máximo en los 5 o 6 que editamos cada temporada, dándole la importancia que cada uno merece.

En los últimos meses hemos potenciado una nueva colección en la que irán apareciendo ensayos sobre poesía y traducciones, y ahí tenemos la Antología de poesía experimental de los cincuenta en lengua neerlandesa, o los poemas breves de Emily Dickinson traducidos nada menos que por el poeta y traductor Hilario Barrero, exquisito cronista de la ciudad de Nueva York, en cuyas universidades ha impartido clases de literatura durante casi los últimos 40 años. Y a todo esto se suma la indescriptible felicidad de poder decir que hemos sacado a la luz las dos últimas obras del inigualable Roger Wolfe, entre ellas su último poemario.

«Las editoriales pequeñas están destinadas a la aniquilación».

Y transcurrido este tiempo, nos sentimos orgullosos de decir que en Ravenswood Books han aparecido los primeros poemarios de poetas noveles, sin obra publicada a sus espaldas, como es el caso de Patricia Alonso, Valeria Canelas, Antonio Cruz, Pablo Velasco, Nuria Ortega; el segundo trabajo de Noelia Illán, o esa curiosa colección de poemas de Samuel Jara recogidos bajo el título de Poesía Zombie, además de un homenaje a T. S. Eliot, único en España, e invirtiendo el escaso rédito que hemos obtenido (cuando así ha sido) en la publicación de nuevas obras, y con esta filosofía, si llegase el momento y con tristeza tuviésemeos que decir adiós, morir con las botas puestas. Mientras tanto seguiremos disfrutando.


«Pero una pequeña editorial no es un andamio; es la cuerda floja del escritor funambulista, que, aunque lo sueñe, no puede andar sobre el aire».


* Las frases entrecomilladas pertenecen al artículo Cómo acabar de una vez por todas con las pequeñas editoriales, de Alberto Olmos.

domingo, 1 de enero de 2017

Magazine #9 Faros



[...] Sepan que he estado tentada de lanzarme al acantilado para acabar con esta angustia, pero ¡qué sería de mis gemelos! ¡Me necesitan! ¡Dependen de mí! En todo caso deberíamos arrojarnos los tres. Curiosamente, las ideas suicidas fruto del pesimismo al principio me asustaban. Palidecía aterrorizada por la monstruosidad que fraguaba mi mente. Sin embargo, esta noche de luna llena y mar en calma, la decisión es clara y así lo expongo en estas líneas: nuestro sufrimiento es insoportable, debo poner fin a esta tortura.  [...]


«Mensaje en una botella» (extracto), de Manuel Osuna