martes, 14 de febrero de 2017

La esperanza es una cosa con alas: EMILY DICKINSON

APRENDIENDO A VOLAR CON EMILY DICKINSON.

«Desde que llegué a este país, hace ya casi cuarenta años, tuve a tres poetas subrayados con el lápiz rojo del afecto. (Hoy llegan casi a 300). El primero fue Robert Frost, del que traduje “El camino no tomado” y me recordaba a Machado. El segundo fue Ezra Pound del que traduje “A pact” que me pareció un mundo. La tercera fue Emily Dickinson. Desde que leí el poema, “Tell all the truth”, que me deslumbró, empecé a adentrarme en el enigmático, sinuoso y arduo mundo de su poesía. Poco a poco las puertas se fueron abriendo y pude caminar, no sin miedo, en el universo de la poeta. Ahora, gracias a la generosidad de Ravenswood Books Editorial, se reúne una selección de poemas breves, ilustrados con dibujos de HB, bajo el titulo “La esperanza es una cosa con alas”. Deseo que el libro sea para algunos esa fragata que nos lleve a tierras lejanas, que vuele alto y nos dé alas a lo que queremos volar y no sabemos. Porque como sabemos:  NO hay fragata como un libro para llevarnos a tierras lejanas, ni corceles como una página de saltarina poesía. Esta travesía puede hacerla el más pobre sin el agobio de un peaje; qué económico es el carro que transporta al alma humana  Emily Dickinson».  



Título: La esperanza es una cosa con alas
Autora: Emily Dickinson
Traducción: Hilario Barrero
Ilustraciones de cubierta e interior: Hilario Barrero 

Entre Wolfe y Patricia Alonso... o morir con las botas puestas

«En España no hay cosa peor que pueda hacer un empresario editor que publicar escritores españoles, esto es, lo más bajo que se puede caer como editor es promocionar la literatura española. Esta noción tan inquietante ni siquiera es mía: se la leí en una entrevista al editor Sergio Gaspar, fundador, editor y clausurador de la editorial DVD, novela y poesía, todo ello en español. Nunca un premio, nunca un empujón, nunca un reconocimiento. Nunca nada. Consiguió cerrar, según sus palabras, sin deberle dinero a nadie».

ALBERTO OLMOS

Ya ha pasado un año y medio desde que Ravenswood Books editorial se pusiese en marcha con enorme ilusión y sin medios de ningún tipo; meses antes lo había hecho Ravenswood Magazine, la semilla desde donde nació todo, a camino entre la revista y el fanzine.

Ravenswood Fanzine, nº 1 (Diciembre 2014)
Varias premisas se sellaron con el nacimiento de esta diminuta y humilde editorial, que lo era entonces, y así lo sigue siendo. El primer eje sobre el que debía girar eran los poetas anónimos sin ninguna obra a sus espaldas, que o bien veían cómo sus obras se cubrían de polvo y telarañas, o no les quedaba más remedio que aventurarse a las mal llamadas «editoriales» de autoedición, que paradójicamente nada tienen que ver con la autoedición de toda la vida, una sana práctica tan antigua como la propia imprenta y que seguirá existiendo (la autoedición de verdad), con muchos más aspectos positivos que negativos. Otro punto importante era el de seguir editando trimestralmente Ravenswood Magazine, y a ser posible gratuitamente.

Aún puede leerse un comentario en nuestro blog en el que una persona nos recrimina y no entiende que ya no recibamos originales, algo que explicamos es en beneficio del buen funcionamiento de la editorial, que por desgracia no puede afrontar 40 títulos al año. Entendemos que de esta forma nos implicamos al máximo en los 5 o 6 que editamos cada temporada, dándole la importancia que cada uno merece.

En los últimos meses hemos potenciado una nueva colección en la que irán apareciendo ensayos sobre poesía y traducciones, y ahí tenemos la Antología de poesía experimental de los cincuenta en lengua neerlandesa, o los poemas breves de Emily Dickinson traducidos nada menos que por el poeta y traductor Hilario Barrero, exquisito cronista de la ciudad de Nueva York, en cuyas universidades ha impartido clases de literatura durante casi los últimos 40 años. Y a todo esto se suma la indescriptible felicidad de poder decir que hemos sacado a la luz las dos últimas obras del inigualable Roger Wolfe, entre ellas su último poemario.

«Las editoriales pequeñas están destinadas a la aniquilación».

Y transcurrido este tiempo, nos sentimos orgullosos de decir que en Ravenswood Books han aparecido los primeros poemarios de poetas noveles, sin obra publicada a sus espaldas, como es el caso de Patricia Alonso, Valeria Canelas, Antonio Cruz, Pablo Velasco, Nuria Ortega; el segundo trabajo de Noelia Illán, o esa curiosa colección de poemas de Samuel Jara recogidos bajo el título de Poesía Zombie, además de un homenaje a T. S. Eliot, único en España, e invirtiendo el escaso rédito que hemos obtenido (cuando así ha sido) en la publicación de nuevas obras, y con esta filosofía, si llegase el momento y con tristeza tuviésemeos que decir adiós, morir con las botas puestas. Mientras tanto seguiremos disfrutando.


«Pero una pequeña editorial no es un andamio; es la cuerda floja del escritor funambulista, que, aunque lo sueñe, no puede andar sobre el aire».


* Las frases entrecomilladas pertenecen al artículo Cómo acabar de una vez por todas con las pequeñas editoriales, de Alberto Olmos.

jueves, 19 de enero de 2017

Psique: NURIA ORTEGA RIBA

Nuria Ortega Riba nació un 8 de marzo de 1996 en Almería. Estudia Filología Hispánica, aunque desde niña se ha sentido a medio camino entre la literatura y la pintura, tema que se aprecia en sus poemas. La tristeza, siempre presente con toques del Romanticismo de los autores con los que se adentró en este mundo, así como el arte, la ausencia, la infancia o el amor, recorren las páginas de las libretas que siempre lleva consigo, los tickets del parquímetro y las servilletas de los bares.  Ahora Nuria Ortega publica con Ravenswood Books Editorial ψυχή (Psique), su primer poemario, en donde recoge sus poemas iniciales, haciendo un recorrido por sus sentimientos, y en donde la sinestesia cobra un significado esencial.

Fotografía y diseño de cubierta: Erica Katsma


CASUALIDADES
      
Somos una pequeña casualidad.     
Una ínfima, minúscula     
casualidad.      
Solo que las casualidades         
no existen.

domingo, 1 de enero de 2017

Magazine #9 Faros



[...] Sepan que he estado tentada de lanzarme al acantilado para acabar con esta angustia, pero ¡qué sería de mis gemelos! ¡Me necesitan! ¡Dependen de mí! En todo caso deberíamos arrojarnos los tres. Curiosamente, las ideas suicidas fruto del pesimismo al principio me asustaban. Palidecía aterrorizada por la monstruosidad que fraguaba mi mente. Sin embargo, esta noche de luna llena y mar en calma, la decisión es clara y así lo expongo en estas líneas: nuestro sufrimiento es insoportable, debo poner fin a esta tortura.  [...]


«Mensaje en una botella» (extracto), de Manuel Osuna



jueves, 8 de diciembre de 2016

Pasos en el corredor: ROGER WOLFE


 THE WHITE ALBUM

Tras más de dos años de espera, tenemos el placer de anunciar el regreso de Roger Wolfe con un nuevo y ansiado poemario, «the white album» : Pasos en el corredor


Desde que en 2014 publicase su último poemario y hasta la fecha, Roger Wolfe ha estado gestando de manera minuciosa y precisa uno de sus mejores trabajos, regresando el poeta más irónico e incisivo ávido de hurgar en los problemas cotidianos con su particular visión  del mundo y de la poesía, un regreso en el que hemos querido que Pasos en el corredor tuviese ese aire clásico y sobrio de su primera obra, la mítica Diecisiete poemas. 


«Espécimen único de las letras hispánicas gracias a su mestizaje cultural, Roger Wolfe ha sido el impulsor a partir de la década de los noventa del actual neorrealismo literario español. Resuelto a no retroceder ante lo que cierta crítica denomina «suciedad» y opuesto al esfuerzo de purificación idealista (que hace emerger entre la infinita variedad de casos únicamente lo excelso), Wolfe alcanza en su obra un ejemplar equilibrio entre el nihilismo y el humor, entre la desesperanza y la alegría, entre un romanticismo sin absoluto y un clasicismo descreído de sí mismo».

http://www.miguelmerino.net/otros



 


lunes, 7 de noviembre de 2016

Sumisión, de M. Houllebecq, por Samuel Jara

SUMISIÓN   

En la mayoría de sus obras Houellebecq siempre ha mirado hacia el futuro para modificarlo a su gusto. Así, en la novela Las partículas elementales comienza hablando de la sociedad liberal y desestructurada que hemos creado en las últimas décadas, para acabar en un futuro de ciencia ficción en donde la única solución posible a nuestro mal es la eliminación de la humanidad.     

Tras su lectura, el último libro es mucho menos brillante que los anteriores; puede que en Sumisión la ficción se haya visto demasiado influenciada por la realidad que nos rodea, pareciendo que Houellebecq está intentado jugar a ser adivino o profeta, con lo que consigue que no entremos de lleno en la ficción, y que no nos terminemos de creer la trama. Al contrario que con el resto de sus novelas, se hace difícil ver la obra como un experimento en donde el autor estira los límites de nuestra sociedad, pareciendo más bien una profecía cutre y equivocada sobre lo que podría pasar en Francia. Después de pasar por esta primera impresión, nos damos cuenta de que las críticas no están dirigidas tanto hacia el islamismo como podíamos pensar, sino que se centran en los puntos débiles de la vida occidental.   

   
Se podría afirmar que la sociedad moderna ha sufrido un gran deterioro en las relaciones amorosas. Por un lado, en los tiempos actuales el sexo se ha convertido en parte fundamental de nuestras vidas, llegando a situaciones enfermizas, de tal modo que sin éste nos sentimos fracasados e incompletos. Por otro lado se nos presenta la ausencia de compromiso, y nos es más dificultoso crear relaciones estables porque la búsqueda de una pareja no está entre nuestras prioridades, ya que por encima de esto se encuentra el éxito profesional y económico así como los logros individuales. En la actualidad resulta mucho más difícil que una persona renuncie a su carrera profesional por amor, algo que a la larga pueda suponer un problema, y este es el caso del protagonista de Sumisión: profesor de universidad que prefiere establecer relaciones transitorias con las alumnas de su facultad antes que buscar una pareja estable, y cuando se decide a buscar otro tipo de compromiso ya es demasiado tarde. Al final la solución aparece en el islam y su moral patriarcal que dictamina que el papel de la mujer es buscar un buen marido porque la familia está por encima de otras metas personales.      

Prosiguiendo con esta idea patriarcal, en la novela el nuevo gobierno pasa a ser gestionado por un partido islamista que tiene bastante clara la solución contra el paro que asola Francia: retirando a las mujeres del mundo laboral se reduce drásticamente la población activa, y poco a poco los elementos se van articulando de tal manera que la islamización de Francia parece funcionar a la perfección, económica y socialmente.      

Los interrogantes que nos plantea el libro son siempre interesantes: ¿De qué nos sirve librarnos de la religión si no somos felices? ¿Para qué la libertad sexual si conlleva frustración? ¿Merece la pena el camino que está tomando la humanidad? Desde el punto de vista de sus personajes parece que sería todo mucho más sencillo volviendo al sistema anterior en donde la plenitud se alcanzaba con el matrimonio y la descendencia.      

Michel Houllebecq asusta porque muestra los pensamientos más oscuros, incómodos y sinceros de la humanidad, y eso produce estupor a un público que no quiere reconocer que también ha pensado así.      

La crisis de valores actual parece evidente, y Sumisión nos muestra una solución. Seguramente no es la idónea, pero es una solución.  

SAMUEL JARA MIÑANO

sábado, 5 de noviembre de 2016

Poesía experimental de los 50 en lengua neerlandesa

13 poetas. 
 13 poetas.

Dos territorios: Flandes y los Países Bajos. 

13 poetas.

Una lengua común: el neerlandés. 

En esta obra minuciosamente trabajada en donde se incluye un exhaustivo ensayo y una antología poética, Antonio Cruz desgrana por vez primera en nuestra lengua la poesía experimental en lengua neerlandesa que explotó en la década de los cincuenta. Aquel movimiento poético que nació a la par del trascendental grupo artístico CoBrA, se articuló como una auténtica revolución, no sólo poética, no sólo cultural, también social; la ruptura con el antiguo lenguaje poético y el nacimiento de uno nuevo. 

 Pintura y fotografía de cubierta de Noa Cruz (2016)

Poetas antologados:

Hans Andreus 
Ben Cami 
Remco Campert 
Hugo Claus 
Jan G. Elburg 
Jan Hanlo 
Gerrit Kouwenaar 
Lucebert 
Sybren Polet 
Paul Rodenko 
Bert Schierbeek 
Paul Snoek 
Simon Vinkenoog

Tal es la dimensión de la presente obra, que ha contado con el apoyo del Fondo Flamenco de las Letras así como de la Fundación para la Promoción y Traducción de la Literatura Neerlandesa de los Países Bajos.

«El ímpetu de los experimentalistas dio lugar a la mejor generación de poetas en lengua neerlandesa de todos los tiempos. […] Sus formas resultaron revolucionarias, y la conmoción fue total, resultando el movimiento de renovación poética más importante y radical del pasado siglo XX».  

ANTONIO CRUZ ROMERO